•Piedra y hielo•

Y ahora que lo miro en retrospectiva, veo que nuestras almas y nuestros cuerpos han estado mucho más cerca de lo que nosotros mismos llegamos a imaginar.

Y cuando camino por la calle o tomo un tren o pido un café, tengo la sensación de que al darme vuelta voy a encontrarte ahí parado, mirándome fijo para reconocerme entre mis máscaras.

Y es como si ahora volvieras a ser ese hombre de piedra que una vez conocí, que paulatinamente y con el paso de los días fue transformándose en un alma semejante a la mía; para volver a ser al final del hechizo la roca viviente que siempre fuiste. Sólo que yo, quien sabe si por dicha o desgracia, quien sabe si debido a mi propia magia o a cuáles sortilegios del destino, tuve la posibilidad de encontrar detrás de esa coraza algo más que un hombre de piedra y hielo.

L.A

3 voces se mezclaron con mi voz:

JaviC dijo...

Yo sólo sé que el amor suele transformar más las sensaciones de las personas que a las propias personas... pero, ¿quién sabe?
Saludos :)

Cristian dijo...

Pensé que era el unico idiota que cuando esta en un bar se da vuelta por que siente la mirada fija en la nuca de esa persona que tanto añora.
Ay Lola, Lola, ¿no se cansa ver más allá de una persona y saber que es simplemente eso, una persona?

El blanco te sienta bien. Un saludo grande, gracias por sus letras.

Cristian dijo...

Borrá este comentario:

"nuestros cuerpos han estdado"

* * * * * *