•El sordomudo•

Era un día normal, como cualquier otro. El cielo parecía caérseme encima, por lo húmedo y lo gris. La tormenta no se hizo esperar y cuando subí las escaleras para llegar al andén, ya estaba lloviendo.

Esperé junto a otros pasajeros debajo del techo de zinc.
Casi me sentía en Londres, con ese estilo inglés de estaciones de tren del gran Buenos Aires, todas pintadas a dos colores: rojo y azul.

El tren llegó (el maldito y bendito Roca que me lleva a todos lados) y los pasajeros todos nos apresuramos a subir, tratando de mojarnos lo menos posible bajo el cielo que ahora llovía a cántaros.

Busque una ubicación en las mejores condiciones posibles. Tratándose del Roca esto es: que no esté demasiado rota la cuerina mugrienta y naranja del asiento, que no haya mucha basura en el piso, que la ventanilla estuviera cerrada para que no entrara agua y que no se me sentara ningún borracho al lado.

Quien se sentó al lado mío fue una señora completamente atípica para ese contexto. Una de esas señoras que, uno puede suponer, tienen casa de fin de semana o van al spa. Estaba vestida impecable de pies a cabeza, con unos tacos que casi no hacían ruido de tan finos que eran y una cartera colgando del antebrazo que llamaría la atención de cualquiera -sobre todo la mía-.

Apenas se acomodó sacó un reproductor de música y se pegó los auriculares a los tímpanos. Las canciones de David Bisbal llegaban hasta los míos, aunque no me preguntó si yo realmente quería escucharlo.

El tren ya había comenzado a andar, cuando caminando por el pasillo pasó uno de esos tipos que suelen abundar en los trens, sobre todo en el Roca. Con una caja de cartón colgada al cuello, y un cartel pegado al frente de la caja, que con dudosa caligrafía decía algo más o menos así "SOY SORDOMUDO. NO TENGO TRABAJO. POR FAVOR, COLABORE CONMIGO CON UNA MONEDITA..." Ni siquiera llegué a leerlo en su totalidad.

El supuesto sordomudo pasó a nuestro lado con una mano extendida, y como yo me negué a colaborar con su causa, emitiendo un gesto negativo con la cabeza (tengo la particularidad de desconfiar de todos los minusválidos y desfavorecidos por la vida que mendigan en el Roca), no lo tomó con agrado. Me lanzó una bolsa de nailon hecha un bollo y me dedicó con el dedo mayor de su mano derecha un gesto obsceno.

Yo giré la cabeza hacia la señora que estaba a mi lado, como buscando con la mirada un gesto de aprobación, o de indignación o de compasión por el gesto del hombre. No. Sólo si limitó a echarme un breve vistazo, y como quien esquiva la mirada, giró su cabeza y siguió escuchando música en su reproductor, con la vista pegada en el asiento de en frente pero perdida en cualquier lado. Como si yo no existiera. Como si el episodio con el que mendigaba nunca hubiera existido.

Entonces supe quien era el verdadero sordomudo.

L.A

6 voces se mezclaron con mi voz:

neverland dijo...

Hay varias cosas q hacer mientras uno se pone a ver peliculas y estudiar. Una de esas es leer. Pispear. Idear. Crear nuevas cosas en la mente. Da gusto leerte. Da gusto que grites. Era hora de ponerte firme.
Al igual que tu, estuve pispeando, leyendo. Sacando cosas a la luz.

(titulos: muy sin sentido, para que intrigue a leer. a veces son el mismo sonido. No un sentido)

un saludo rosado.

nAtt
_-


(Neverland.)

•Laura Avellaneda• dijo...

Nattalita: Qué contenta me pone verte por acá. ¿Habrá sido pura casualidad que justo llegaste en medio de un cuento con trenes? No lo creo.Vos debés saber mucho de nenitos sucios que mendigan, sordomudos que miran hacia otro lado, retrasos de trenes, accidentes inesperados y vías que conducen a destinos inexplicables. Ya voy a pasar por tu espacio a explayarme con tiempo.

ReChalado! dijo...

¿Viste cuando terminás de leer algo y todo cierra en un círculo perfecto? ¿Y viste que sentís unos segundos de silencio como disfrutando del final? Algó así es lo que me pasó con este texto. Es la primera vez que entro, y el primer texto que leo, pero ya sin duda te agrego a mis favoritos :)

mndotrapo dijo...

he llegado aquí, mediante el link de collage,buscando un blog en castellano,y he leido tu historia,me ha gustado mucho,no esperes mucho de alguien que con esas características y que escucha bisbal,:)saludos.Muy bonito el blog.

mndotrapo dijo...

Entre tantos yankis te encontre!!espero k agas uno en caja!el soporte de caja de pizza es muy económico,y si muy facil de colgar en la pared!!yo en ccambiolode escribir no lo llevo muy bien, por eso me expreso así.Me ha gustado mucho lo que has dicho de la pareja bailando,y por cierto ese recorte lo saque de un cartel donde se daban clases de tango, cosa muy vuestra!!pero ese cuadro es triste lo de la pareja es un pensamiento de la persona k se sienta en la silla,pero como has visto solo hay una silla, falta una persona para salir a bailar.
Cuando hagas el cuadro avisame!!
Un saludo desde un pueblo del mediterraneo!

Onalem! dijo...

Que raro que te haya pasado algo así. Que degenerado el señor que te hizo eso por no querer colaborar. ¿Será que también hace lo mismo con la demás gente? Pero ¿Qué importa la señora tan bien vesitda? ¿No recordás de la gente que estaba enfrente o al lado? ¿No habrás sido vos la Sordamuda?

* * * * * *